Entendemos que por ser el agua soporte de toda actividad biosférica su primera gran función en la Tierra es precisamente de naturaleza. Los recursos naturales renovables son aquellos que se pueden utilizar una y otra vez y que se reponen fácilmente en un periodo de tiempo razonable. El agua y los árboles son ejemplos de recursos renovables que están a nuestra disposición en el planeta tierra. Al ser bien utilizados, estos recursos le proveen grandes beneficios al ser humano y a todo ser vivo.

Sin embargo, si se utilizan en exceso o se desperdician, los recursos renovables pueden escasear hasta el punto de ocasionar catástrofes para los humanos. Si nos falta el agua dulce o apta para beber, viviremos muy poco tiempo. Es por eso que tenemos que conservar ese recurso tan vital.

Conservar el agua es fácil y solo se necesita voluntad para hacerlo. En tu casa, comunidad y empresa puedes disminuir la cantidad de agua que se pierde, haz uso de estos pequeños consejos que te ofrecemos a continuación…

Tips básicos para la conservación del agua

En el baño

  • Revisa regularmente las instalaciones hidro-sanitarias y equipos para detectar fugas.
  • No utilices la taza del baño como basurero.
  • Coloca una botella de agua de 1lt. en el depósito del agua, esto te ayudará a ahorrar un litro de agua por cada descarga.

En la limpieza personal

  • Cierra las llaves del agua mientras te enjabonas o afeitas y ábrelas sólo para enjuagarte.
  • Coloca una cubeta para recoger el agua fría mientras sale la caliente; puedes usarla después en la limpieza de la casa, del coche o para regar las plantas. Al fugarse una gota por segundo, al final del día se llena una cubeta de por lo menos 30 litros.
  • Enjuágate los dientes, después de cepillarte, con un vaso de agua

En la limpieza de la casa

  • Limpia pisos, paredes y vidrios con dos cubetas de agua; una para limpiar y otra para enjuagar. No abuses de los productos de limpieza.
  • Aprovecha el agua jabonosa para lavar los escusados. Si la del enjuague está libre de productos de limpieza, utilízala para regar las plantas o el jardín

En la cocina:

  • Antes de lavar los platos, retira los residuos de comida y deposítalos en un bote o bolsa; no los arrojes por el drenaje ni los revuelvas
  • Remoja los platos de una sola vez; si tienen mucha grasa, utiliza agua caliente. Enjabónalos con la llave cerrada y enjuágalos rápidamente bajo un chorro moderado.
  • Lava las verduras en un recipiente con agua; tállalas con los dedos o con un cepillo y desinféctalas. Reutiliza esta agua para el escusado o regar plantas

Al lavar la ropa

  • Remoja la ropa en jabón para que sea más fácil quitar manchas y mugre.
  • Si lavas la ropa en el lavadero, no desperdicies el agua. Reutiliza con la que enjuagaste para remojar la siguiente tanda de ropa sucia.
  • Si utilizas lavadora, úsala sólo para cargas completas. Esto ayuda a ahorrar agua y energía eléctrica.
  • Utiliza poco detergente, no es necesario crear mucha espuma, basta con sentir el agua jabonosa, recuerda que lo que limpia la ropa no es la espuma.
  • Utiliza detergentes biodegradables.

Para regar las plantas

  • Hazlo durante la noche o muy temprano, cuando el sol tarda más en evaporar el agua.
  • Reutiliza el agua que juntaste de la regadera y de lavar las verduras para regar las plantas o el jardín.
  • No retires las hojas que caen de la poza de la planta, para ayudar a mantener la humedad por más tiempo.